Espiritu

La alquimia espiritual es un camino hacia la transformación interior y la realización espiritual que se enfoca en la transmutación de la conciencia humana, buscando alcanzar un estado de sabiduría y consciencia de la unión con lo divino.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A través de la sanación, y las regresiones a vidas pasadas, se adquiere una mayor comprensión de uno mismo y los patrones limitantes. Estas son herramientas poderosas para la transformación interior y el crecimiento espiritual.
Al trabajar con la energía sutil del cuerpo, se busca restaurar el equilibrio y promover la armonía en todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual.
Llevamos con nosotros la memoria de nuestras vidas anteriores, esas experiencias pasadas influyen en nuestra realidad actual. Al explorar las vidas pasadas, se busca comprender y sanar las heridas emocionales y los patrones recurrentes que pueden tener su origen en experiencias previas, permitiéndonos acceder a niveles más profundos de nuestra conciencia y comprender los hilos invisibles que conectan nuestras vidas pasadas, presentes y futuras.
Las regresiones ofrecen una oportunidad para el autoconocimiento y la transformación. Al explorar las lecciones aprendidas y los desafíos superados en vidas anteriores, podemos comprender más plenamente nuestro propósito en esta vida y avanzar hacia una mayor evolución espiritual.

La limpieza chamánica, una práctica sagrada que busca purificar y equilibrar la energía en diferentes niveles: físico, emocional, mental y espiritual. En ella se combina diversos elementos, como plantas, destilado de caña, plumas de aves sagradas, instrumentos musicales, sahumerio, velas, huevo y piedras negras, para promover la salud energética.
La limpieza chamánica, a través de la combinación de estos elementos, busca purificar y equilibrar la energía, liberando bloqueos y promoviendo la salud energética. Este proceso se alinea con los principios de la alquimia espiritual, ya que involucra la transformación de la energía densa en una energía más elevada y armoniosa. Las energías negativas se disuelven y liberan, y así la sensación de «llevar una carga sobre los hombros», sentirse energéticamente «sucio», y la idea de tener mala suerte, cambia apenas termina la limpia.

Las energías negativas se disuelven y liberan, por lo que la sensación de «llevar una carga sobre los hombros»,
de sentirse energéticamente «sucio» y la idea de tener mala suerte, cambian en cuanto termina la limpia, por lo que la persona limpia se siente más ligera, más entusiasta y libre de algo que no siempre es capaz de explicar, pero que tiene un efecto tan evidente y placentero que también a nivel mental da más confianza y serenidad. La limpia es presencial, no se puede hacer online.